\\ Bienvenidos : Post : Imprimir
No pasa nada
Por Admin (del 14/01/2010 @ 12:09:21, en Gobierno Municipal, leer 1923 veces)
No se preocupe usted, nosotros tomamos el acuerdo que corresponde y usted haga lo que considere, no le vamos a decir nada.

Esta podría ser la frase que resume parte de la gestión de esta Corporación.

El ayuntamiento toma acuerdos sobre informes que definen si se pueden o no llevar a cabo actuaciones en suelo determinado o usos y limitaciones de solares, etc. Aprueba o deniega actuaciones o actividades de particulares. Pero todo se queda en emitir el informe, sin más. Posteriormente no se lleva un seguimiento sobre lo informado, ni se verifica su cumplimiento. Por lo que el administrado hace lo que quiere sabiendo que no le van hacer un seguimiento de estos acuerdos y que no va a pasar nada.

Así ocurre con las resoluciones sobre los bares de La Cubierta que no se hacen cumplir y cuando ocurre algo desgraciado, se empieza a decir que si lo tenía que hacer tal o cual departamento; todo para echar balones fuera. Es un hecho cotidiano que los acuerdos que se toman por la Corporación posteriormente no tienen un control para hacer cumplir lo emitido por los informes técnicos. Ya hemos visto en otras ocasiones, caso de la ermita de la Mora, cómo se toman acuerdos en la Junta de Gobierno para que luego no se supervise su cumplimiento.

O cómo se dan licencias de construcción para supuestos “despachos” en polígonos industriales que cuando se analiza la licencia o vemos su comercialización, se comprueba claramente que son “lofts”, actividad no permitida por el Plan General de Ordenación Urbana de Leganés. Pero ahí están.

Esta situación de permisibilidad o dejación es cotidiana y habitual, veamos algunos ejemplos más.

Vemos como se permite la construcción de una piscina privada, sin las licencias y obligaciones preceptivas, que por cierto, cobra a los usuarios importantes cantidades de dinero desde hace bastantes meses para las futuras actividades que no termina de prestar y el ayuntamiento no solamente es que no hace nada, sino que la bendice con su visita. Estaríamos ante una nueva modalidad de permisividad.

Analizamos que se deniegan licencias para la apertura de escuelas infantiles privadas debido a diferentes motivos (porque el emplazamiento no es adecuado, idoneidad de su instalación, falta de cumplimiento de las normas para su instalación, etc.) y comprobamos que están en funcionamiento. ¿Significa esto que la responsabilidad del ayuntamiento acaba cuando se deniega la actividad? ¿Y si sigue en funcionamiento, de quien es la responsabilidad? ¿Por qué el ayuntamiento cuando deniega la actividad advierte que debe cesar la actividad si la estuviera realizando y posteriormente no hace nada?

O como se llevan a cabo actuaciones por los particulares contrarias a las normas urbanísticas sin que los responsables municipales hagan nada al respecto.

Por último, ya que sería muy larga la lista de casos a comentar, hace cuatro meses la Junta de Gobierno Local ante la petición de instalación de un aparcamiento para autobuses, informa “que la actividad pretendida es contraria al planeamiento municipal, e incompatible con los usos previstos y aprobados en el Plan General de Leganés. Además, se informa que la actividad de aparcamiento de vehículos (autobuses) tampoco está contemplada entre los usos previstos en la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid para emplazar, previa calificación urbanística, en suelo no urbanizable de protección”. Han pasado cuatro meses y la actividad está funcionando y consolidándose.

Estos son algunos botones de muestra de lo que ocurre cotidianamente.

Desde Ciudadanas y Ciudadanos por el Cambio (CXC) seguiremos dándolos a conocer y reclamando las responsabilidades oportunas al equipo de gobierno local. Las normas están para cumplirlas, pero todos.