\\ Bienvenidos : Post : Imprimir
El afán recaudatorio desata una oleada de aumento de impuestos, tasas y precios de los servicios públicos.
Por Admin (del 27/01/2010 @ 09:45:34, en Servicios Públicos, leer 1965 veces)
Al borde de la quiebra técnica por la crisis del 'ladrillo', muchas Corporaciones Locales hacen caja con nuevos impuestos, subidas de tasas y más multas

Muchos Ayuntamientos están en quiebra técnica o al borde de la bancarrota. Un tercio de sus ingresos estaban ligados al boom del ladrillo y los actuales no son suficientes para hacer frente a los excesos de gasto corriente de los últimos años, sobre todo, en materia de personal. La subida generalizada de los impuestos locales, en particular del IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles), se les está quedando corta y necesitarán la ayuda del Estado para subsistir a la crisis.

Algunos, como el de Madrid, que preside Alberto Ruiz-Gallardón, han recurrido a la restauración de viejas tasas como la de basuras para justificar la subida del recibo de la contribución. O a la creación de nuevos impuestos, como el cobro por la prestación del servicio de comidas a domicilio o por la realización del control de alcoholemia a quienes den positivo.

Y cuando no pueden exprimir al contribuyente con mayores subidas impositivas o de las tasas, la mayoría de los municipios ponen a la inspección de los servicios en la calle y, sobre todo, acuden a las multas de tráfico. Las sanciones se han convertido en el elemento de mayor potencia recaudatoria. Para ello, algunas Corporaciones han reducido el número de plazas de aparcamientos en las aceras o han aumentado las zonas prohibidas y las de carga y descarga en zonas donde no hay actividad. También han aumentando las plantillas de policía municipal, fijándoles incluso objetivos diarios de infracciones, o han invertido en radares móviles y fijos.

Leganés, por ejemplo, tiene como objetivo recaudar este año 200.000 euros más por multas de tráfico. El año pasado estaban presupuestados 700.000 euros de recaudación por este concepto y en el presente año un total de 900.000€.

El afán recaudatorio de las distintas administraciones (Estado, Comunidades Autónomas y Ayuntamientos) para paliar los agujeros de las cuentas públicas han desatado una oleada de aumentos de impuestos, tasas y tarifas de servicios públicos en el año que comienza. Ya es hora de cambiar el modelo productivo basado hasta ahora en la reforma del mercado de trabajo cada vez que el país afronta una crisis. Ya es hora de que la economía española no se apoye en los salarios más bajos para competir con el resto de los países. Ya basta de basar la economía productiva en el ladrillo.