\\ Bienvenidos : Post : Imprimir
Valoración COP22: CUMBRE de Marrakech. Se necesita ya una ley nacional de cambio climático
Por Admin (del 02/12/2016 @ 09:35:09, en Actualidad, leer 578 veces)

La principal conclusión de la Cumbre del Clima celebrada durante las dos últimas semanas en Marrakech es la unión frente a las amenazas negacionistas de Donald Trump y el mensaje político de que no hay marcha atrás en la lucha contra el cambio climático.

Si bien COP22 no ha supuesto un retroceso respecto a los compromisos adquiridos en París; tampoco ha supuesto un paso adelante a la hora de concretar cómo alcanzar esos compromisos, ni tampoco ha conseguido que los objetivos de reducción de emisiones sean más ambiciosos para evitar que la temperatura aumente más allá de 1,5º C.

La delegación del gobierno español en la cumbre no ha estado a la altura, ni ha demostrado que este acuerdo sea una prioridad para ellos. Las medidas anunciadas por la ministra de Medioambiente, no son suficientes para alcanzar el objetivo. Es urgente comenzar a trabajar en una ley de cambio climático que incluya la descarbonización de la economía y una necesaria transición a energías más limpias si España quiere tomarse en serio la reducción de emisiones.

El gobierno español se ha movido por inercia, sin ninguna iniciativa política y sin convicción. Ha tratado sin éxito de vender humo, con un anuncio vacío sobre una ley de cambio climático de la que ni siquiera hay borrador.

Por su situación geoclimática, España es especialmente vulnerable al cambio climático. La región mediterránea está en la frontera entre el clima más árido del norte de África, y el más húmedo de las regiones atlánticas. Los impactos críticos en cuestiones clave para nuestro país como el agua, la subida del nivel del mar o los aumentos de temperatura, debieran ser decisivos para que España liderase la lucha contra el calentamiento. De continuar la tendencia prevista, el cambio climático va a tener consecuencias económicas y sociales desastrosas para España. Pero nuestro Gobierno mira como si fuera ajeno a esta realidad acuciante.

Al mismo tiempo tenemos unas condiciones excepcionales para el aprovechamiento de las energías renovables. España lideró este sector globalmente hace unos años, pero las erróneas decisiones políticas han hecho que perdamos este tren. En Marrakech ha sido muy visible a qué velocidad avanzan estas tecnologías, y el compromiso cada vez mayor de los países para sumarse a este nuevo modelo. ¿Dónde ha quedado España?

El impacto del cambio climático en España comenzará a sentirse cada vez más, y cuanto más se tarde en abordar en profundidad el problema más dinero costará y más duras serán las consecuencias.

La cuestión de la financiación, como siempre, ha sido una de las cuestiones más debatidas. Es urgente aumentar los fondos destinados a la adaptación del cambio climático en los países más vulnerables. Estos países son que menos contribuyen al cambio climático, pero son los que más que sufren sus impactos.

Se esperaba más de la UE. Tras la irrupción de Trump en la geopolítica climática, la UE tiene la oportunidad de retomar claramente el liderazgo climático. Sin embargo, su división interna, con Polonia e Italia poniendo palos en la rueda, o la inacción de países como España, le frena constantemente

La UE es el primer donante para el fondo verde climático, pero en Bruselas la misma Comisión Europea propone medidas como el "paquete de invierno" sobre energía que dejan demasiadas puertas abiertas a las energías sucias”.

En fin panorama desolador nos tememos que no hay voluntad de cambiar una política energética que sigue basada en el uso masivo de combustibles fósiles a pesar de nuestra enorme dependencia exterior. Tampoco en materia de transporte se adoptan iniciativas para reducir las emisiones y así sucesivamente.