\\ Bienvenidos : Post : Imprimir
En Carrefour la segunda al 70%, las bicicletas de Montoya y su viaje a Holanda.
Por Admin (del 06/02/2009 @ 19:18:50, en Gobierno Municipal, leer 4835 veces)
No crean que estamos promocionando ofertas de una superficie comercial que nos ha traído la concejalía de Urbanismo a Leganés, es que si compras una bicicleta la segunda te la llevas al 70%.

Ya saben que al poco de la moción de censura el alcalde se fue a Holanda para ver sistemas de préstamos de bicis para implantarlo en Leganés. Ese viaje tan polémico con foto incluida con los que más tarde serían adjudicatarios de LEGACOM, que se va a hacer más famosa que la de Aznar en las Azores.

Algunos opinábamos que no era necesario irse a Holanda, -a no ser que sea para ver buen fútbol- para ver sistemas de usos de bicicletas; ya estaban implantados en Sevilla, Zaragoza, etc. Pero bueno el viaje se hizo y ya conocen ustedes la polémica de dicho viaje.

Hace unas semanas el gobierno local ha aprobado la contratación de un sistema de préstamo de 194 bicicletas por un importe de 194.000 euros: cada bicicleta nos ha salido a 1.000 euritos.

El objetivo de dicho sistema es fomentar el uso de la bicicleta y de transportes no contaminantes. Esperemos que no hagan ahora lo mismo con los coches que funcionan con electricidad e implanten un sistema de préstamo de coches gratuitos eléctricos.

Bueno, volviendo a la oferta de Carrefour, si compráramos bicicletas por el valor de los 194.000 euros podríamos dotar a cerca de 2.200 viviendas o familias de una bicicleta mejor que la que han contratado: con 21 velocidades, doble suspensión, cambios traseros, manetas de cambio al puño, llantas de aluminio, etc. Una bici mejor que la que ha comprado el ayuntamiento –que según el pliego de condiciones no tiene ninguna de las anteriores prestaciones- y encima no aportan el casco para el ciclista. Si el ayuntamiento las comprara directamente a la fábrica serían más baratas o conseguiríamos más unidades.

Porque el sistema adquirido supone que a partir de un año hay que contratar a una empresa (¿la tendrán ya?) que se encargue del mantenimiento del sistema, de la limpieza de las bicis (no nos vamos a subir en ellas estando sucias), de los estacionamientos (9 en total) y de los arreglos y roturas de las bicis (pinchazos, desperfectos, reposición, etc.). Vamos que cada año vamos a tener que seguir gastándonos un dineral para seguir teniendo las 194 bicicletas. Quizá nos vayamos encontrando alguna de estas bicicletas abandonadas, como nos encontramos carros de los supermercados. El contrato anual de este servicio supondrá una cantidad considerable.

Pues bien, con el coste de estos nuevos contratos podríamos seguir ampliando la dotación de bicis en cada casa y así conseguir un buen parque de bicis y de gente que utilice dicho transporte.

Nosotros apostamos por incentivar el uso de la bicicleta, haciendo carriles bicis pero que resten espacio al coche y no al peatón; no apostamos por carriles asfaltados por zonas verdes y de parque como los que están construyendo en la Avda. del Conde de Barcelona o el Parque de Butarque; y apostamos por trabajar este cometido, prioritariamente con los más pequeños y con los jóvenes, etc.

Porque fomentar el uso de la bici no es hacer carriles en zonas naturales, cerrar una calle el día sin coches y sacar a pasear algunas bicis para hacerse una foto parte del Equipo de Gobierno. Es fomentar la cultura del transporte alternativo y sostenible e inculcar a los ciudadanos el respeto para proteger al más débil (el ciclista). Hay que hacer campañas para que el ciclista respete las normas de circulación, pero sobre todo para que los automovilistas respeten a los ciclistas, como usuarios de pleno derecho de la vía publica.

Es para esto para lo que seria útil gastar ese dinero o parte de él. Afortunadamente la bicicleta no es un artículo de lujo, y en casi todos los hogares hay una. Lo que hace falta es que el ciudadano sepa que puede utilizar de manera segura la bicicleta, que se encuentre aparcamientos donde poder dejarla (quizás Montoya vio en Holanda aparcamientos con miles de bicicletas al lado de las estaciones de tren).

Acciones de este tipo serán sin duda mucho más útiles y baratas que un sistema de bicicletas que probablemente terminará desmantelado, o infrautilizado ¿Quién cogerá una bicicleta para ir de un sitio a otro de la ciudad donde no existe punto de recogida o entrega?

Leganés necesita una campaña permanente que vaya educando y generando hábitos saludables, entre ellos el uso de la bici sin riesgos en nuestra Ciudad.